Pintura al Óleo, Paisajista, Restauraciones, Talleres de Pintura en Villa de Leyva
Restauración y Certificación de la obra del Maestro Ricardo Gómez Campuzano

Pintura

Los Paisajes de Margarita Gómez, Por Eduardo Serrano*

Eduardo Serrano, Crítico de ArteLa pintura de paisajes constituye una de las tradiciones más sólidas y más sobresalientes en la historia del arte colombiano. Desde 1894 cuando Andrés de Santa María y Luis de Llanos dieron inicio a la Cátedra de Paisaje en la Escuela Nacional de Bellas Artes, la pintura de parajes y de panoramas se convirtió en uno de los géneros favoritos de los artistas del país, pudiendo afirmarse sin temor a exagerar que, con muy pocas excepciones, todos los pintores colombianos de renombre, en uno u otro momento de sus trayectorias y aplicando los parámetros de sus respectivos estilos, han incursionado en el género paisaje.

Margarita Gómez, hija del maestro Ricardo Gómez Campuzano --integrante sobresaliente de la Escuela de la Sabana y sin duda uno de los paisajistas más logrados con que ha contado el país-- heredó de su padre la vocación por la pintura de paisajes y la convicción de que en la representación de la naturaleza se halla una de las vías no sólo de más larga vigencia sino de más extensos alcances para la expresión artística.

De acuerdo con esa convicción se ha dedicado casi con exclusividad a la representación de la naturaleza, logrando plasmar en sus trabajos tanto recodos como amplias extensiones y tanto ocasos y amaneceres como detalles de la vegetación y de la topografía plenamente iluminados a diferentes horas del día.

La mayor parte de sus obras, sin embargo, representa parajes, senderos y jardines idílicos, en los que las palmeras se elevan sobre el resto de las plantas y las buganvillas añaden tonalidades fuertes al generalmente suave colorido del entorno. En muchas de sus obras el agua de pozos, lagos e inclusive del mar, sirve de pacífico eco a la luz y al medio ambiente, en tanto que los cielos teñidos de celestes y rosados entrecortados por el blanco de las nubes complementa la silenciosa serenidad que las imbuye

Podría decirse que su trabajo en los momentos más naturalistas se inscribe en la línea romántica de la pintura femenina colombiana del siglo XIX. En otros momentos, sin embargo, la influencia del trabajo de su padre, especialmente reconocible en la pincelada suelta y el ánimo expresionista de algunas de su obras, así como el hecho de que todos sus trabajos son tomados del natural --a la manera de los artistas de la Escuela de Barbizón y de los impresionistas-- diferencia plenamente su producción de la de sus antecesoras, aunque se mantengan tanto el espíritu poético como los propósitos primordialmente estéticos.

Margarita Gómez pinta por convicción y por herencia, no para plantear problemas conceptuales o existenciales ni para transmitir contenidos sociales o políticos como la mayoría de los artistas vigentes actualmente, ni tampoco para documentar la realidad tal como es, sino para idealizarla, embellecerla y resaltar su armonía, y para deparar un momento de solaz al observador en estos tiempos de zozobra, cuando la estética ha perdido protagonismo como propósito pictórico y ha pasado a un segundo plano en la consideración y apreciación del arte.

* Eduardo Serrano, Crítico de Arte

Eduardo Serrano ha sido el crítico de arte colombiano más consistente y prolífico de las últimas décadas. Sus numerosos escritos, en libros y en prensa, siempre bien documentados y en un estilo claro y directo, han hecho manifiesta la dinámica y la particular dialéctica que ha marcado la evolución del arte del país, suministrándole una proyección internacional al análisis de sus valores. Como curador ha tenido a su cargo la mayoría de las más importantes exposiciones realizadas en Colombia o relacionadas con el arte colombiano durante los últimos cuarenta anos, y como historiador le ha proporcionado el contexto pertinente a la plástica de diferentes épocas desentranando sus propósitos, concatenando su desarrollo y colaborando de manera por demás invaluable en la definición de una identidad plástica al país.